Diputado 67

Año de luz y sombras para Arne aus den Ruthen

La administración de Xóchitl Gálvez, en Miguel Hidalgo, se vio acaparada durante el primer semestre de 2016 por el protagonismo que adquirió su ex city manager, Arne aus den Ruthen Haag.

Durante enero y febrero, el ex rival de campaña de la panista fue referente por los operativos de vía pública que exhibía en tiempo real mediante la aplicación Periscope.

En una de esas transmisiones se observó cómo el funcionario fue golpeado por escoltas de Raúl Libien, dueño de una revista, luego de que les exigiera retirar unas camionetas estacionadas sobre la acera.

El ex panista también exhibió al jefe de la oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán, por estacionar su camioneta frente a una rampa en la banqueta.

Un caso relevante fue cuando Arne pidió que “guardaran” a un joven con discapacidad, que le impedía retirar unos huacales de la vía pública;  las quejas llegaron a la Comisión de Derechos Humanos (CDHDF), y éstas no fueron sólo contra Arne sino que alcanzaron a Gálvez.

Hacia finales de febrero, la bancada perredista en la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) informó que impulsaría la creación de un protocolo de uso de redes sociales en la administración pública, pues la estrategia de Arne y Xóchitl con el Periscope –consideraron- violaba la protección de datos personales.

Se crearon mesas de trabajo junto con la Secretaría de Gobierno, la CDHDF, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred) y el Instituto de Acceso a la Información Pública (InfoDF).

En lo que se alistó el mentado protocolo, la CDHDF pidió a la delegada no mostrar rostros de las personas que salían en sus transmisiones de Periscope.

El dichoso protocolo debió haber quedado en la primera quincena de marzo; sin embargo, hasta la fecha, no se ha dado a conocer.

Sede Mx cuestionó en diversas ocasiones a los titulares de los organismos autónomos cuándo se daría a conocer, y coincidieron en que el tema ya sólo estaba en cancha de la ALDF.

Se enfrentan al Invea

Para mayo, Gálvez no sólo enfrentó críticas sino denuncias; Raúl Flores, presidente del PRD, la denunció ante la Contraloría General por solapar irregularidades en un edificio propiedad de la familia de Aus den Ruthen.

La panista acudió a comparecer a la Contraloría pero para dar respuesta a una denuncia, interpuesta por un ex colaborador del diputado Víctor Romo, quien la acusó de usar Periscope con fines electorales en el marco de la elección de la Asamblea Constituyente.

En junio, la polémica se dio con el titular del Instituto de Verificación Administrativa (Invea), Meyer Klip, pues impidió que Arne llevara a su vecino al Ministerio Público por no respetar la Ley de Cultura Cívica.

A los pocos días, Klip mandó a suspender un edificio de la familia de Arne, el mismo que denunció Flores, hecho que tomaron como venganza.

El city manager respondió con un juicio de nulidad, y en lo que éste se resuelve renunció a su puesto; a la fecha no hay resolución del juicio, ni Arne ha regresado al cargo, que ahora ejerce Amada Rodríguez.

Cierre terso

El segundo semestre de 2016, la controversia dejó de perseguir a Xóchitl Gálvez; la jefa delegacional abrió este periodo con una denuncia  contra Víctor Romo, ante la Procuraduría General de la República (PGR), por mal uso de recursos federales en las obras del parque El Mexicanito, cuando éste fue jefe delegacional.

En el mes de octubre, Gálvez se congratuló de tirar pisos de obras irregulares en las colonias Popotla y Polanco.

A principios de diciembre,  presumió su portal de transparencia y datos abiertos, éste último con información georreferenciada de 52 colonias.