¿Quién es..?

Ricardo Monreal Ávila

En agosto de 2000, el gobernador perredista Ricardo Monreal exhibía las ampollas de sus pies, producto de la caminata de varios días que, junto con 57 alcaldes zacatecanos, emprendió rumbo al DF para exigir al presidente Ernesto Zedillo cumpliera su palabra de construir las carreteras prometidas.

Hoy, el delegado electo en Cuauhtémoc llegó de nuevo el poder Ejecutivo, esta vez a nivel local, con la bandera de Morena, luego de su paso por el Senado en donde, por órdenes de Andrés Manuel López Obrador, se brincó de las filas perredistas a las del PT, junto con Rosario Ibarra y otros, a fin de conservar la bancada del partido de la estrella en Xicoténcatl.

La polémica es parte de la vida de Monreal. Desde acusaciones de vínculos con el narcotráfico (admitió en su momento que en una bodega de chiles deshidratados de su hermano se halló droga), hasta un presunto complot para asesinarlo por parte de unos empresarios de apellido Guardado, sin olvidar las denuncias de desfalco en su estado y hasta el oso que hizo cuando en tribuna de la Cámara alta, denunció la muerte de un activista durante la marcha del 1DMX, cuando el joven nunca perdió la vida.

Ahora llega con la espada desenvainada a Cuauhtémoc. Promete hacer purga de malos funcionarios y meter orden en la delegación.

No niega sus aspiraciones de convertirse en jefe de Gobierno en 2018 y para ello primero tendrá que vencer el obstáculo interno, el enemigo en casa: se llama Martí y se apellida Batres.